NOlympics LA y el camino a 2028: Una Plataforma para Cambiar el Discurso y Ganar

Sept13+Platform+1b.jpg

La Coalicion NOlympics LA está cambiando el discurso sobre las Olimpiadas 2024/2028 en Los Ángeles porque las Olimpiadas destrozan comunidades y matan ciudades. A pesar del “éxito” de la ejecución de las Olimpiadas, estos “Juegos” expondrán a miles y miles de angelinos a riesgos incalculables, y empeorarán los problemas que ya estan devastando y destruyendo el tejido de nuestras comunidades, privándonos de los recursos necesarios para mejorar nuestra ciudad. Nuestro objetivo sigue siendo frenar las Olimpiadas.

Aunque el Comité Olímpico Internacional (COI) ha adjudicado Los Ángeles como sede de los Juegos Olímpicos del verano de 2028, la lucha no se acaba. Tanto el alcalde de Los Ángeles, como el ayuntamiento y el comité organizador han sido cómplices en esta farsa. Aceptaron la proposición del COI basándose en la premisa falsa de “mejorar la vida” de los residentes de Los Ángeles, usando el desarrollo de los deportes juveniles como tiritia para nuestra crisis urbana. Pero para las comunidades y los activistas de Los Ángeles, la conversación sólo acaba de empezar. La idea de que Los Ángeles “va a ser sede de las Olimpiadas de una manera u otra” no es necesariamente cierta, ya que quedan muchas oportunidades para frenarlas por completo o intervenir.

Como la coalición NOlympics ha anticipado, la polémica candidatura de Los Ángeles 2028 fue se realizó de manera apresurada y profundamente anti-democrática, considerando únicamente a las voces e intereses de unas pocas figuras poderosas que se beneficiarían directamente de las Olimpiadas sin asumir ningún riesgo propio. Fue un proceso descuidado, perjudicial y paternalista que quiso silenciar a la gente de Los Ángeles pese a sus graves preocupaciones y una nultitud de preguntas sin responder. Queremos invertir el curso de estas políticas locales anti-democraticas y pro-capitalistas que caracterizan la época de Garcetti, mientras él intenta usar el Caballo de Troya de las Olimpiadas para avanzar sus ambiciones politicas y dar las llaves de la ciudad a los intereses de los especuladores immobiliarios y de las epmresas.

De ahora en adelante, NOlympics LA quiere desenmarañar la red de la aviricia anti-democrática que motiva a la candidatura, al ayuntamiento, al alcalde y al COI. No estamos de acuerdo con su decisión de poner nuestras ya vulnerables comunidades en aún mayor riesgo de muerte, desplazamiento, deportación y detención. Una gran parte de nuestro esfuerzo consistirá en tomar el enfoque contrario a la candidatura de LA 2028, y comprometernos con los angelinos de una manera considerada, intencional y de buena fe.

Seguiremos luchando con uñas y dientes para un Los Ángeles mejor, y usaremos las Olympiadas para magnificar las problemas que ya existen. No vamos a dejar que la elite decida el futuro de nuestra ciudad.

Nuestra coalición tiene poder. Pero este poder no viene de reuniones privadas o precesos opacos. Nuestro poder es colectivo y en público, y por eso vamos a seguir hablando con las comunidades en todo Los Ángeles sobre las Olimpiadas y las problemas ya existentes y que solo empeorarían si Los Ángeles llegara a ser sede de los Juegos.

Además de construir y desarollar las relaciones y el poder necesarios para parar los Juegos mediante tácticas y campañas distintas (incluyendo el desarrollo de relaciones nacionales e internacionales), seguiremos trabajando hacia un Los Ángeles distinto, una ciudad con condiciónes materiales mucho mejores para los que ahora son más vulnerables y están más marginalizados. Tenemos la firme intención de parar los juegos, pero, mientras tanto, queremos imaginar Los Ángeles como un lugar que jamás estaría dispuesto a ser la sede de una catástrofe tal como las Olimpiadas.

A medida que avancemos, nuestra coalición se centrará en los siguientes puntos, queseconcretarán más detalladamente a través de campañas, acciones, y eventos:

1. Insistir en Casas, No en Juegos

Los Juegos Olímpicos han acelarado el aburguesamiento de las ciudades y el desplazamiento de los residentes locales en todos los Juegos modernos; y Los Ángeles ya está hundida en una crisis de vivienda. La historia ha demostrado que las Olimpiadas aumentarán una ya creciente población sin hogar (cerca de unas 60.000 personas), pero el ayuntamiento y el alcalde no han hecho nada por apaciguar este miedo. Han ignorado nuestras preocupaciones asumiendo que Los Ángeles verá mitigada esta crisis para 2028, o que los Juegos Olímpicos inspirarán a alquien que la resuelva. Aunque frenar las Olimpiadas por sí solo no resolverá el problema, nos negamos a dejar que nuestra ciudad sea la anfitriona de un espectáculo de estas magnitudes cuando hay tanta gente sin alojamiento seguro y sin acceso igualitario a la vida urbana y a sus procesos.

2. Poner fin a la militarización de la policía + repensar radicalmente la policía como institución

Desde la perspectiva de seguridad y acción policial, las Olimpiadas son una amenaza para nuestras comunidades más vulnerables: inmigrantes, ex-convictos, trabajadoras sexuales, personas sin hogar, incapacitados, comunidades de bajos ingresos y de color, etc. Además, las Olimpiadas fomentan la criminalización de las comunidades sin hogar y privatizan el espacio público. En Los Ángeles, las Olimpiadas fortalecerían el aparato militar y la coordinación ya existente entre ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) y las agencias locales mediante la National Special Security Event (NSSE) (Evento de Seguridad Nacional Especial) o mediante ayudas para desarrollar su programa de drones. Las Olimpiadas siempre amenazan con exacerbar cualquier tensión racial o social ya existente; dos ejemplos obvios son las Olimpiadas de 1984, que contribuyeron a avivar el fuego de los disturbios de Los Ángeles de 1992 y los asesinatos en masa de 1968 en Ciudad de México. Queremos usar nuestro poder e influencia para reimaginar la relación entre la policía y los ciudadanos para todos los angelinos.

3. Crear una democracia local más transparente y responsible

Queremos crear más intervenciones y foros democráticos con el fin de impulsar la democracia en los procedimientos, independientemente de que quienes se encuentran ahora en el poder no estén interesados en la noción de debate público. Haremos lo necesario para crear mecanismos democráticos para la supervisar y exigir la rendición de cuentas a nuestros dirigentes; y nos oirán y sentirán nuestra presencia a medida que vayamos creciendo. Esto implica la entablación de diálogo y relaciones tangibles con angelinos, de Long Beach al Valle de San Fernando, de Claremont a la costa, desde una increíble diversidad de comunidades, experiencias y situaciones; compromiso aparentemente contrario a las políticas de nuestros dirigentes. El comité organizador de las Olimpiadas representa los intereses de compañías privadas que no rinden cuentas a nadie, pero es el deber de nuestros dirigentes electos informar y educar al público sobre los posibles riesgos, pedir su opinion y escucharla. Intentaremos, con toda sinceridad, comprometer a la mayor cantidad de gente posible mediante eventos, foros, reuniones públicas, campañas callejeras y telefónicas…, aprovechando cada oportunidad para responder a las preocupaciones y preguntas que el comité organizador ocultó al publico.

Hablaremos con cualquiera, donde sea y cuando sea.

Así que, hablemos.

NOlympics LA
13 de septiembre de 2017